4-4-2 Debate

Antes que nada, no creo en que la táctica solo sean “números telefónicos”.
Si bien cierto los sistemas tácticos dependen de los jugadores, ya que estos le darán matices a cada sistema que lo diferenciarán del uno del otro. Difícilmente hayan dos
4-4-2 iguales ya que no hay jugadores iguales, por lo tanto cada sistema, por más que sean “números telefónicos” iguales, tendrán matices propios producto de los jugadores con los que se cuenten.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Pero lo que sí es innegable es que el sistema táctico elegido será el punto de partida de cada jugador.
Si soy volante por derecha, por más que tenga libertad para pisar zonas interiores, sé que sin balón debo cerrar mi banda y apoyar al lateral de mi sector.
No es lo mismo un sistema con 2 centrales que otro con 3 centrales, los mecanismos son diferentes.
Así que SÍ IMPORTAN LOS SISTEMAS TÁCTICOS, Y NO SON SOLO “NÚMEROS TELEFÓNICOS”.
Cada posición del sistema táctico elegido es un punto de partida, ahora cuando empieza a rodar el balón, este sistema variará según el momento del juego, la locación del balón, los movimientos del rival, etc.
Es cierto que el 1-4-4-2 simétrico es un sistema estándar, “fácil” de emplear y ejecutar, que permite ocupar todo el campo y beneficia las sociedades.
Pero puede volverse un sistema plano si es que no hay algunos movimientos que permitan formar más líneas de pase.
Si uno de los puntas, alguno de los medios externos o de los mediocentros no se posiciona entre líneas a la espalda de los medios rivales, este 1-4-4-2 se vuelve plano y la circulación del balón se trasforma en una “U”, ya que va de lado a lado sin profundizar buscando superar líneas rivales.
Es importantísimo el matiz que indicas. El 4-4-2 necesita de ajustes permanentes en fase defensiva para compensar el 3×2 en el centro, porque casi cualquier equipo descuelga a una punta para enlazar, cierre a un banda, o directamente juega en 3/4 con un MP.

Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Queramos o no, la formación en fútbol base de los conceptos de defensa en zona están muy verdes, así que siempre se tiende a buscar los emparejamientos y, por tanto, hay que ir desplazando jugadores de su espacio tipo en el 4-4-2 para equilibrar cada marca. Aunque como comentan, en transiciones esto pierde un poco el sentido, ya que depende en extremo del contexto, con estructuras aun posicionadas ofensivamente y muy permeables a las conducciones, pases filtrados… por lo que hay siempre es más una cuestión de espacios que de marcas individuales. Y en bloques bajos, el trabajo es de cierre de líneas de pase y basculación entre carriles, con lo que tampoco es un factor. Solo en defensas con achique intensivo de espacios basados en el pressing a toda cancha se vuelve esto un problema.
Con lo de que en transiciones no se nota el desajuste, me refería a defender las contras. En transiciones en las que el rival asienta la posesión o solo progresa al siguiente tercio (creación), esto viene a ser una defensa posicional y ahí sí que hay que ir ajustando.