Un día, un fichaje: Pepe

Creo que a Pepe aún le restaban al menos uno o dos años de buen rendimiento en el primer nivel europeo. No quizá siendo el defensa dominador e indiscutiblemente titular que hasta el pasado año nos había tenido acostumbrados a ser, pero sí como un refresco de ciertas garantías y un notable fondo de armario para equipos aspirantes a todo. A sus 34 años y tras diez temporadas vistiendo la camiseta del Real Madrid, el central portugués formará en las filas del Besiktas, actual campeón de la liga turca que trata de posicionarse en competición europea, durante las dos próximas campañas.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
De Pepe, idolatrado gladiador blanco durante sus mejores años en la zaga del Bernabéu, sorprende la frialdad y el desapego de su adiós. Sorprende que su relación con Zidane acabara tensándose de tal manera que evitase incluso despedirse del técnico blanco en sus últimas semanas. Y su destino final, Estambul, desprende cierto aroma a rabieta mal gestionada, a obligado cambio de rumbo a mitad de camino. El Besiktas no es el PSG. Tampoco es el Inter. Es dominador en Turquía, pero no es un equipo de postín de esos que hace apenas un mes parecían pelearse por el futuro del defensor internacional luso. La operación de puesta en el mercado de Pepe huele a tiro por la culata. A pulso con el Real Madrid mal gestionado cuando aún andaba pendiente de una posible renovación de su contrato. Ha valorado más la duración de su nuevo y último gran contrato, dos temporadas, que las aspiraciones de su nuevo club. Con todo, pienso que quien más pierde con la sorprendente gestión del futuro inmediato del jugador es el propio Madrid. No será fácil encontrar un central dominador con la experiencia al más alto nivel y la solvencia que aún podía
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas! aportar el portugués. Tal vez él no supo asimilar el nuevo rol dentro de la plantilla al que le había encaminado su edad. Tal vez el club no supo valorarlo lo suficiente como para pujar fuerte por su renovación. Con Ramos, Varane y Nacho como centrales, la búsqueda de un sustituto de Pepe, central que ha marcado época en Chamartín, abre un nuevo frente en el Bernabéu.